8 pasos para que tus mejores clientes te promocionen a lo bestia en Internet

¿Quieres que alguien venda por ti y lo haga con pasión? Entonces, pregúntate: ¿Cuándo vendes tú algo desde la pasión? Cuando crees en ello, ¿verdad? Un ejemplo: a mí me apasiona mi coche eléctrico y hasta publiqué este vídeo recomendándolo sin que la marca me pagase un euro. Esa es la recomendación más poderosa que existe: el corazón. Quieres regalarles a los demás la suerte de que disfruten de algo que a ti te parece increíble. Lo mismo pasa con una película que te encanta: se la recomiendas a todos tus cercanos. Cuando algo te apasiona, esa pasión se contagia.

Por eso, nadie mejor que un cliente contento para que te recomiende. El mejor boca a boca (o boca a oreja) es el que parte de un cliente feliz. Y si tienes un negocio pequeño o eres un profesional y no quieres invertir, ¿cómo hacer que esa recomendación llegue a miles de personas sin invertir un euro? Gracias al trueque con tus propios clientes. La clave está en saber cuáles son las personas que podrían recomendar tu producto o servicio con pasión.

Sigue estos 8 pasos para hacer acciones de comunicación y marketing con tus clientes más fieles:

1. ¿Cuál es tu negocio? ¿Qué tienes que puedas intercambiar por difusión?

Imagina que eres una peluquería o un entrenador personal. Puedes ofrecer tu servicio gratis a algunos influencers con un acuerdo anual a cambio de que pactéis que esas personas serán embajadoras de tu marca en redes sociales (incluido su blog y canal de YouTube, si los tiene). Es mejor un acuerdo a largo plazo (1 año, por ejemplo) y que esa persona sea embajadora, que un acuerdo para una sola acción.

Y no solo puedes regalar tu servicio sino algo aún más valioso: tu conocimiento. Ofrece al influyente hacer una entrevista en sus redes en la que ayudes y des consejos de cómo cuidarse el pelo (si eres peluquero) o un preguntas y respuestas sobre dudas de entrenamiento (si eres entrenador deportivo).

2. ¿Cómo elegir a los influyentes adecuados?

Busca entre tus clientes actuales. Haz un paseo por tu lista de clientes y apunta aquellos que son más fans de lo que vendes. Si no tienes base de datos, tira de memoria y pregunta a tu equipo para recordar los clientes más afines, esos que están encantados con vosotros. Y si aun así no tienes suficientes candidatos, publica un cartel en tu negocio que solo vean quienes ya son clientes (si eres un restaurante, no lo pongas en la fachada sino en el comedor, por ejemplo).

¿Qué debe explicar el cartel? Que buscas embajadores de tu negocio entre tus clientes, igual que cuando se publica un puesto de trabajo. No des mucha información pero sí ilusiona y pídeles que te contacten y te dejen sus redes sociales y sus datos. Otra opción es que envíes un email a tu base de datos de clientes con esa misma oferta. Así te vendrán candidatos proactivos e ilusionados y podrás evaluarlos. Aquí tienes más ideas de cómo encontrar influencers adecuados.

3. ¿Cómo saber cuánto vale el intercambio?

Es MUY relativo. Una cosa es el precio de mercado y otra, el que le pongáis las dos partes en un trueque. Cuando hay buena sintonía, se llega a un acuerdo en la equivalencia de precio. En Facebook o en Twitter, el precio por publicar un post es de unos 2 euros por cada 1.000 seguidores. Y en Instagram, en torno a 3 euros por cada 1.000 seguidores.

Compáralo con tus precios y mira en cuánto tendría sentido valorar la difusión. Pero sé generoso: buscas aliados a largo plazo y no mercenarios. Y además, una recomendación apasionada no tiene precio. ¿Tu servicio equivaldría a que tu cliente publicase 6 veces? No lleves a tu influencer a hacer SPAM, porque tu marca y la suya sufrirían. Un buen acuerdo debe ser bueno para ambos.

¿Y si el valor de lo suyo es menor que lo de lo tuyo? Recuerda que ambos cedéis vuestro tiempo, algo de valor incalculable. Medir la difusión al peso es un error. Lo importante es que hagáis acciones que den ganas de comprar en tu negocio y den buena imagen de ambas partes.

[¿Cuántos tipos de influyentes hay? Nanoinfluencers, microinfluencers, macroinfluencers…]

4. Contacta con ellos y sedúcelos

Si sabes cuáles son sus perfiles en redes sociales o puedes encontrarlos, hazlo y así sabes ya qué tamaño tiene su comunidad y qué tipo de contenidos publica. Y si no lo sabes pero tienes claro que te gusta esa persona y que abrirías una relación de trueque con ella, contáctala, dile que estás planteándote contar con algunos embajadores para tu negocio y que estás evaluando su perfil. Y pídele que te dé su usuario en las redes sociales en las que esté presente.

Toma nota de todas y apúntalas (Red social, usuario y nº de seguidores). Y si ves que es tu influyente, piensa en dar siempre antes de recibir. ¿Qué puedes darle valioso para sus seguidores? ¿Te imaginas haciendo una acción juntos?

5. ¿Sus seguidores son tus posibles clientes?

Entra en sus redes sociales, analiza sus contenidos, mira de dónde son los seguidores que más le comentan y más interactúan con ‘Me gusta’, mira el rango de edad, y piensa: ¿Te encajarían sus seguidores como futuros clientes? Si la respuesta es que sí, ya tienes un posible embajador de tu negocio. ¡Enhorabuena! Ahora solo falta que perfiléis juntos qué haréis para colaborar.

6. ¿Qué tienes de valor para su comunidad?

Ponte en su piel. Si tú fueras el cliente de tu negocio y te ofrecieran ser embajador, ¿qué te gustaría que te ofrecieran a cambio? Piensa en algo que sea valioso y que puedas asumir, claro ;). Más preguntas: ¿tiene más sentido que le regales disfrutar de tu servicio gratis? ¿Puedes además ofrecerle una comisión por cada cliente que venga de su parte? Si puedes darle una comisión, es muchísimo mejor para ambas partes: a ti te permite tener un termómetro de cuánto te está ayudando de verdad a traer nuevos clientes, y así compruebas si es una persona que influye de verdad en tu negocio y te lo mejora.

[Si un influencer no es tu cliente, aléjalo de ti]

Si además puedes crear un descuento para sus seguidores, eso hará que tenga aún más ganas de recomendarte. Y a ti te permite saber cuántos clientes te trae esa persona con su comunicación en redes. Recuerda que el número de clientes que te lleguen a través de esa persona es solo uno de los datos, quizá el que más ansías, pero no el único. Si no trae clientes, te está dando difusión valiosa en sus canales y estás haciendo marca (e incluso, nuevos seguidores).

Por eso es recomendable que quienes vengan de su parte lo hagan con un cupón en tu web o porque te lo digan al llegar a ti. Y si no pactaste un descuento, busca la forma de que sientan que han tenido algo especial gracias a venir recomendados. Así además cerrarás el círculo de la recomendación de forma virtuosa: después le darán las gracias al influencer e incluso puede que lo hagan en público y te mencionen, y descubras así que has vuelto a ganar nueva difusión y embajadores espontáneos y agradecidos.

7. ¿Qué contenido podéis compartir en vuestra colaboración?

Piensa en su perfil y en el contenido que comparte y apunta todas las ideas de cosas que crees que podríais hacer juntos para difundir tu marca. Puede ser una foto, un descuento, una entrevista en la que te presente ante tus seguidores y explique por qué te recomienda, etc. Y si vais a hacer varias acciones -que es lo ideal- haz que algunas sean de venta y que otras sean aporte de contenido.

¿Por ejemplo? Si eres experto en algo, haced una entrevista en la que ayudes con consejos valiosos a sus seguidores en el tema en el que eres especialista. Pensad preguntas que os podrían hacer y muéstrales que sabes ayudarles. Incluso, podríais en una segunda acción ofrecer a sus seguidores que te planteen más preguntas y grabáis otra entrevista. El vídeo es el formato que más acelera la transferencia de confianza y autoridad de tu influencer a ti. ¡Úsalo! Así que, ¿qué acciones imaginas que podríais poner en marcha?

8. Lleva un control de todo lo que pase en torno a esa colaboración

Anota qué clientes vienen de parte de cada influencer y lleva así un registro de qué beneficio te dan. Esos serán los datos que te permitan a medio plazo renovar la colaboración o plantearte otros embajadores. Mira aumento de seguidores en tus cuentas, aumento de difusión y cualquier otro dato que te permita evaluar finalmente si el acuerdo es bueno para tu negocio.

Bonus: Con la herramienta Fakecheck.co puedes analizar cuentas de Instagram y saber qué porcentaje de sus seguidores son falsos. Solo cuesta 3,5$ analizar 10 cuentas (unos 30 céntimos de euro / 35 céntimos de dólar por cuenta).

¿Tienes alguna duda sobre cómo hacerlo en tu caso? Haz abajo un comentario y te respondo con gusto ;).

¿Te ha sido útil este post? Puntúalo 😉

Pablo Herreros

Pasé 25 años ayudando a grandes marcas en su comunicación. Aprendí algo valioso: la transparencia es una gran oportunidad para tener negocios rentables y sostenibles. Trabajé en comunicación digital, blogs y marketing de influencia, y por el camino me la jugué por defender la ética. Aprendí que nadie es más poderoso que quien tiene principios, y decidí hacer de ello mi camino… Hoy doy formación y conferencias sobre sobre cómo orientarte al cliente gracias a los valores en la era digital. Además acabo de lanzar un curso digital para que hagas marketing de influencers con éxito. Y soy consultor y mentor: puedo ayudarte a poner la ética como timón de tu empresa para que así conviertas a tus clientes en fans.

Add Comment