censura

Los dinosaurios con poder se extinguirán

¿Quiénes son esos dinosaurios? Pues unos señores que cuando hace 20 años veían una noticia que hablaba mal de su empresa, nos decían a los consultores de comunicación, a gritos y con la vena en el cuello: «¡Llama y di que la quiten!». Hoy bloquean el acceso de sus miles de empleados a redes sociales o páginas de medios de comunicación, impiden que lleguen correos de determinados sitios y sueñan con que pueden así revertir la transparencia que tanto aborrecen.

La petición de estrellas de cine a IMDB: marchando una de efecto Streisand para la edad de los famosos

La estupidez humana no tiene límites. Y las excentricidades de los famosos, tampoco. Barbra Streisand fue pionera en ambas cosas cuando hace 13 años años puso una denuncia en un juzgado californiano que quedó para la historia: ante una serie de cientos de fotos de un proyecto medioambiental de la costa californiana, Streisand denunció una de ellas porque se veía desde lo alto su mansión. De Hollywood llega también otra corriente curiosa. El gobernador de California ha concedido a las estrellas su victoria más tonta…

En vez de preocuparse de los corruptos, el Senado quiere matar al mensajero

El Senado ha prohibido a los fotógrafos de los medios que usen teleobjetivos en su trabajo en la Cámara Alta, a raíz de la publicación de un SMS comprometedor para Rita Barberá. ¿El objetivo? Parece que no es la transparencia, sino evitar que se pille a nuestros representantes haciendo cosas vergonzosas en su lugar de trabajo. En lugar de indignarse porque una diputada juegue al Candy Crush desde la Presidencia del Congreso, o en lugar de suspender de militancia a una senadora que, presuntamente, ha cometido ilegalidades intolerables, el Senado se indigna con quien lo cuenta. No les preocupan las malas conductas de nuestros senadores, sino matar al mensajero.