10 pasos para escribir un post en un blog con inspiración y sin distraerte

¿Cómo empiezas a escribir un post para un blog? No hay fórmula mágica. Después de muchos cientos de artículos escritos para este blog desde 2008 y para muchas empresas, este es mi método.

Voy de forma consciente de más creatividad a menos. De más inspiración a más trabajo mecánico. Dejo todo lo accesorio para concentrarme en pensar. Y cuando ya he echado a rodar la idea -que es lo que más cuesta- voy haciendo esas otras cosas necesarias pero más mecánicas. Si las hago antes, me distraen por completo y pierdo el hilo peligrosamente…

Cómo escribir en un blog: estos son mis 10 pasos para crear contenido

Ideas que te ayudan a escribir mejores artículos en un blog

1. Imagino el tema sobre la idea que me visita: pura sensación (otras veces, determinación basada en que decides escribir de algo porque toca). En blogs corporativos, el 15% se improvisa y el 85% se planea.

2. Investigo. Es lo que más tiempo me lleva de un post. Antes de escribir, primero leo y leo. Soy consciente de que siempre hay alguien ahí fuera que sabe más que tú de lo que sea que publiques. Por respeto, me documento por encima de mis posibilidades.

3. Escribo el artículo: lo hago en el editor de WordPress -el sistema de gestión de mi blog- o, si necesito concentrarme, uso una aplicación mágica que se llama Ommwriter (te hablé aquí de ella) y con la que me abstraigo con música zen y una pantalla maravillosa que hace que mi mente navegue libre. Este es su aspecto minimalista: toma tu pantalla y evita una sola alerta emergente:

Aplicación para escribir sin distracciones

4. Titulo. Sí, siempre titulo después de haber escrito. Es mucho más fácil que te vengan ideas del propio texto, o incluso que titules con algo que solo verá el lector en el último párrafo: así juegas con eso de la intriga, como hice en este post en el que contaba mi cambio de vida.

5. Pienso enlaces: una vez descargada mi mente de todo el contenido, pienso qué fuentes de las que he consultado (o nuevas) son útiles para el lector. Y lo dejo flotando o lo apunto. ¿Por qué no lo hago antes? Porque buscar enlaces es meterte en el agujero negro de Internet: entras buscando una noticia que refrende lo que tú has contado y acabas viéndole la minifalda a una influencer o leyéndote la última noticia chorra con titular llamativo que se te mete por los ojos.

6. Busco imagen: lo hago en sitios de pago como 123rf.com o en sitios de imágenes libres de derechos, como Unsplash. ¿Cómo localizo fotos? Lo importante es el concepto, las ideas que te vienen a la mente. Alegorías… buscar fotos a veces lleva un buen rato si quieres dar con una que te aporte valor.

7. Coloco enlaces: es labor mecánica y aburrida, de las que dejo para el final porque se hace mucho mejor cuando piensas en qué poco te falta para poder compartir ese contenido con el mundo.

8. Creo etiquetas: son clave para que Google indexe tu contenido y en un tiempo -no, no es una semana, ni suele ser menos de un mes, salvo excepciones- encuentres tu entrada en la primera página de resultados para las búsquedas que soluciona ese contenido.

9. Programo o publico: si es tarde, lo dejo para que se lance al día siguiente. Y si es buena hora (por la mañana), a veces publico sobre la marcha. También lo hago cuando el tema es de actualidad y sé que habrá gente consumiendo ese contenido aunque sea horario o día raro. ¿Un caso extremo? Cuando un viernes publiqué a las 23,30h este post sobre la huelga de los controladores aéreos. Aquel día millones de españoles estaban jodidos sin poder viajar de vacaciones y el debate hervía en televisiones y redes sociales. Mi artículo llegó a la portada de Menéame y tuvo miles de visitas.

10. Programo compartir en redes o preparo texto de introducción: ya que tienes el contenido fresco, lo ideal es crearte una nota con esos textos pequeños con los que acompañarás el enlace cuando lo vayas a compartir. Así no tienes que pensarlo en frío cuando ya ni te acuerdes de qué iba esa entrada…

¿Y tú, cómo te inspiras al escribir? ¿Cuáles son tus manías? ¿Cómo es tu proceso? ¡Compártelo!

Pablo Herreros

Pasé 25 años ayudando a grandes marcas en su comunicación. Aprendí algo valioso: la transparencia es una gran oportunidad para tener negocios rentables y sostenibles. Trabajé en comunicación digital, blogs y marketing de influencia, y por el camino me la jugué por defender la ética. Aprendí que nadie es más poderoso que quien tiene principios, y decidí hacer de ello mi camino… Hoy doy formación y conferencias sobre sobre cómo orientarte al cliente gracias a los valores en la era digital. Además acabo de lanzar un curso digital para que hagas marketing de influencers con éxito. Y soy consultor y mentor: puedo ayudarte a poner la ética como timón de tu empresa para que así conviertas a tus clientes en fans.

Add Comment