¡Ole la publicidad que te encoge el corazón!

Bien sabe todo el que me conoce que soy un activo militante antibutbolero, y que siempre aprovecho las grandes citas futbolísticas…para ir a cenar al sitio que más me apetezca sin reservar o para disfrutar de un teatro sin problemas de colas. Así que no soy sospechoso de tener pasión por un deporte que, si en mi infancia me encantó, hoy me es bastante indiferente, salvo en algunas ocasiones (no me apedreéis, joder, que también tengo otras cosas…).

Hoy he amanecido con un placer de 1 minuto que me ha encogido el corazón: el nuevo anuncio del Atlético de Madrid, que me ha puesto los pelos de punta las dos veces que lo he visto. Aquí lo tenéis:

Lo curioso es que todos los años consiguen emocionarme, y eso creo que es un valor que, en publicidad, no tiene precio. Si la esencia del Atleti es no ser un grande, creo que han adoptado desde hace años una estrategia que les encaja a la perfección y, paradójicamente, les hace muy grandes. Desde su modestia de medios en comparación con los Real Madrid o Barças de turno, una creatividad como esta, capaz de ponerte un nudo en la garganta, consigue que con mucho menos presupuesto, el anuncio circule por todas partes con el apoyo explícito de quien se siente tocado -como aquí, por ejemplo-, y deja de ser publicidad para volverse comunicación.

Quiero decir que aun siendo un anuncio, el receptor baja la guardia y asume la pieza publicitaria más desde su esencia cultural que desde su lado comercial, y así se borran los filtros que hacen que la publicidad se separe de la comunicación. Por eso, cada vez que un anuncio así llega a provocar emoción, los medios de comunicación se olvidan de todo y lo llevan a portada, como ha vuelto a pasar hoy en muchos diarios digitales.

Bienvenida sea la buena creatividad, y más si encima crea conciencia social.

Aquí tenéis el anuncio del año pasado, que también era conmovedor:

Pablo Herreros

Pasé 25 años ayudando a grandes marcas en su comunicación. Aprendí algo valioso: la transparencia es una gran oportunidad para tener negocios rentables y sostenibles. Trabajé en comunicación digital, blogs y marketing de influencia, y por el camino me la jugué por defender la ética. Aprendí que nadie es más poderoso que quien tiene principios, y decidí hacer de ello mi camino… Hoy doy formación y conferencias sobre sobre cómo orientarte al cliente gracias a los valores en la era digital. Además acabo de lanzar un curso digital para que hagas marketing de influencers con éxito. Y soy consultor y mentor: puedo ayudarte a poner la ética como timón de tu empresa para que así conviertas a tus clientes en fans.

Comments 3