Los diarios al sol

IMG_3923

¿Ves esa foto? Es el balcón de la oficina de Goodwill, la agencia de comunicación que co-dirijo con mi hermano Javier. Así estaba hoy lunes tras las vacaciones y algunos días más sin limpiar. ¿Por qué tanto diario? Buena pregunta.

Lo que sé es que llegan por el aire. Como estamos en un primer piso, alguien nos bombardea desde la acera -hace más de un año, calculamos- un periódico cada mañana. No lo hemos pedido ni lo pagamos. ¿Entonces…? Pues parece que tienen la gentileza de regalarnos un ejemplar, igual que, supongo, a otras empresas del sector de la comunicación y la publicidad, y puede que a algunos grandes anunciantes. ¿A cuántos? Ni idea…

En este caso es el diario ABC, pero estoy seguro de que esta práctica de regalar su producto con alegría la hacen casi todos los diarios de papel. En las universidades ha sido así muchas veces. ¿Qué gana el diario al regalar cientos o miles de ejemplares? Pues intentar bajar su pérdida de compradores por medio de supuestos lectores influyentes (directivos de empresas, anunciantes…).

¿Para qué le sirve? Pues para que cuando la OJD certifica la distribución de ese diario, dé fe de que el total de diarios difundidos es más alto. Cuantos más difundan, tienen más teóricos lectores que ofrecer a los anunciantes. La difusión es la suma de los vendidos en quiosco y los difundidos por suscripciones, incluidas estas que ni siquiera paga nadie (ni en nuestro caso se leen).

Durante años, en Goodwill comprábamos 5 ó 6 diarios generalistas y los tres económicos. Los 7 u 8 que somos empezábamos el día ojeando los periódicos, rutina de periodistas. Desde hace un tiempo, solo compramos un generalista y un económico, y más por la pena que le da a mi hermano el quiosquero que porque se lean (casi no se abren…).

Así que en la oficina tenemos un par de diarios que cada mañana llegan y ocupan su espacio en una mesa; y otros, como los de la foto, que están mucho más acompañados y más calentitos. Se van acumulando y reciben cada mañana un compañero nuevo, que alguien encesta de madrugada desde la calle. Les da la lluvia, la noche y la sombra. Y con la primavera, cogen mucho colorcito. Los diarios al sol.

¿No te has suscrito, alma de cántaro…? ;) Recibe los próximos posts por email, en Facebook o sígueme en Twitter.

Pablo Herreros

Pasé 25 años ayudando a grandes marcas en su comunicación. Aprendí algo valioso: la transparencia es una gran oportunidad para tener negocios rentables y sostenibles. Trabajé en comunicación digital, blogs y marketing de influencia, y por el camino me la jugué por defender la ética. Aprendí que nadie es más poderoso que quien tiene principios, y decidí hacer de ello mi camino… Hoy doy formación y conferencias sobre sobre cómo orientarte al cliente gracias a los valores en la era digital. Además acabo de lanzar un curso digital para que hagas marketing de influencers con éxito. Y soy consultor y mentor: puedo ayudarte a poner la ética como timón de tu empresa para que así conviertas a tus clientes en fans.

Comment 1