El contestador de Pepephone

¿Qué te apetece más: llamar a tu operadora telefónica o pegarte unos cabezazos contra el pico de una mesa? Cuando tienes un problema que resolver -una factura en la que te cobran de más, un cargo que no entiendes, una avería…- se te abren las carnes de pensar en darte de bruces con la maquinita del operador de turno. ¿O no…? Pepephone ha lanzado algo que no soluciona este problema de sus competidores, pero al menos divierte a sus propios clientes.

En algunas compañías telefónicas, es más difícil saltarse a la máquina que te atiende que driblar al portero de una discoteca para colarse dentro. Pocas cosas te hacen sentir más imbécil que tener que perder tu tiempo y estrujarte las neuronas para saltarte el filtro de los odiosos sistemas de atención automáticos. Pero la palma se la llevan las telefónicas. Y sí, esos sistemas de desatención al cliente también son comunicación, y de la mala.

En una empresa todo comunica: desde el servicio o producto hasta su director general o cualquiera de sus empleados, pasando por sus facturas, sus anuncios, sus coches rotulados o, por supuesto, su servicio de atención al cliente.

Pepephone es consciente de que tiene el mejor servicio de atención al cliente de su sector. No es gratis: le cuesta el triple -exactamente- que al resto de sus competidores, porque saben que sus clientes vemos valor en que nos atiendan profesionales motivados y, como dicen ellos, «capaces de hacer por ti todo…menos pasarte con otro operador«.

Os he hablado muchas veces de que la comunicación de Pepephone es ejemplar. Tras ocho años ganando prestigio y clientes fieles -sus clientes se quedan el doble de años que en el resto de empresas de telecos de España-, la compañía del macarra de lunares ha puesto un singular contestador. Y tiene truco, claro: seguirán atendiendo en persona siempre a sus clientes, pero antes les ofrecen un vacile con el que echarse unas risas a costa de las malas prácticas de la competencia.

¿De qué va el contestador? Si eres cliente, llama al 1212. Si no, mira el vídeo con la llamada que he hecho yo. El humor es una vía directa al corazón de las personas, y más cuando estas esperan la tortura china del clásico call center de una gran operadora.

Para reírse, hay que tener la conciencia muy tranquila. La ética de Pepephone es la base sobre la que pueden cachondearse de otras empresas y compartirlo con sus clientes. Sin cimientos (ética) no hay construcción hacia arriba (humor). Si la primera parte -actuar siempre con principios- no está, usar el humor es un suicidio y una llamarada que incendiará tu reputación en minutos.

Más que clientes, Pepephone tienen fans, que reaccionan -salvo alguno suelto- con carcajadas y aplausos al anuncio que hizo la compañía en Twitter de este nuevo servicio de #lamaquinitadeperdereltiempo. ¡Dale ya al play y deja de leerme, alma de cántaro!

Pablo Herreros

Pasé 25 años ayudando a grandes marcas en su comunicación. Aprendí algo valioso: la transparencia es una gran oportunidad para tener negocios rentables y sostenibles. Trabajé en comunicación digital, blogs y marketing de influencia, y por el camino me la jugué por defender la ética. Aprendí que nadie es más poderoso que quien tiene principios, y decidí hacer de ello mi camino… Hoy doy formación y conferencias sobre sobre cómo orientarte al cliente gracias a los valores en la era digital. Además acabo de lanzar un curso digital para que hagas marketing de influencers con éxito. Y soy consultor y mentor: puedo ayudarte a poner la ética como timón de tu empresa para que así conviertas a tus clientes en fans.

Comments 3

  • Alexander14 enero, 2016 at 08:55

    ¡Ostras, es buenísimo! 😀
    Real como la vida misma. Hace un par de años mi madre tuvo una incidencia con Movistar y la pobre sufrió un calvario al llamarles que tiene tela.
    Y no sólo las telecos, las empresas en general parecen creer que la comunicación con tus clientes no importa, a juzgar por el poco empeño que ponen. Estas navidades mi abuela de 73 años tuvo que llamar a cierto hipermercado por un paquete no entregado… y menuda odisea. «¡¡Que quiero hablar con una persona!! le gritaba a la maquinita. Con una, no con tres, cada uno con menos idea que el anterior.
    En fin… un aplauso por Pepephone.

  • JuanCarlos14 enero, 2016 at 09:35

    :):):):):):):):):):):):)

  • Javi G.26 febrero, 2016 at 10:49

    Son unos cracks! buen servicio y bromas que hacen que el boca-oreja vaya mucho mejor. La cosa es que si venden la empresa sus actuales propietarios sigan con ese mismo espíritu.

  • Add Comment