En vez de preocuparse de los corruptos, el Senado quiere matar al mensajero

El Senado ha prohibido a los fotógrafos de los medios que usen teleobjetivos en su trabajo en la Cámara Alta, a raíz de la publicación de un SMS comprometedor para Rita Barberá. ¿El objetivo? Parece que no es la transparencia, sino evitar que se pille a nuestros representantes haciendo cosas vergonzosas en su lugar de trabajo. En lugar de indignarse porque una diputada juegue al Candy Crush desde la Presidencia del Congreso, o en lugar de suspender de militancia a una senadora que, presuntamente, ha cometido ilegalidades intolerables, el Senado se indigna con quien lo cuenta. No les preocupan las malas conductas de nuestros senadores, sino matar al mensajero.

En vez de preocuparse de los corruptos, el Senado quiere matar al mensajero Leer más »