rsc

Si quieres que tu empresa triunfe, haced RSC de verdad

La empresa Havas Worldwide ha publicado su estudio «Superbrands 2016: los consumidores y el futuro de los modelos empresariales», en el que analizan la percepción de los consumidores en 28 países (incluida España). El estudio, hecho con más de 10.000 entrevistas, arroja a la cara de las marcas algo que solo las más avanzadas comprenden: el poder es de los consumidores y no hay vuelta atrás. Estos son los suculentos titulares del estudio.

Heineken te canta sus logros medioambientales en un rap

La comunicación ha cambiado muchísimo en 20 años pero hoy se mantiene el reto para las empresas de hacer memorias que los accionistas y otros públicos se lean, y que sirvan no para cumplir sino de verdad para comunicar cosas relevantes sobre la compañía. Hay mil innovaciones pero algunas merecen una ovación, como la acción que ha hecho Heineken para presentar su memoria de sostenibilidad. ¿En qué consiste? Mira el vídeo y fli-pa: han contratado al rapero Kevin ‘Blaxtar’ de Randamie para que rapee el resumen de lo más interesante de esa memoria de sostenibilidad.

Las nuevas marcas 2.0 harán mejores a las marcas antiguas

La corrupción de los últimos años ha traído consigo muchas cosas buenas. Una muy clara es que los ciudadanos de a pie nos hemos ido subiendo al carro de la nueva economía porque nos gustan las nuevas marcas pero también por militancia cívica. Hoy, muchos presumimos de comprar en empresas de las nuevas, que nacen ‘sin pecado concebido’.

Son empresas como Tesla, Cabify, Über, Airbnb, BlaBlaCar, Car2Go o, por poner dos ejemplos españoles, Pepephone y PepeEnergy. Todas comparten el tener al cliente como centro real de su existencia, lo que viene a subrayar qué lejos está el cliente en los planteamientos estratégicos de muchas de sus competidoras viejunas. El reto va de transparencia y ética reales, de hechos frente a promesas. Es una oportunidad para que todas las empresas mejoren…

Siete anécdotas del ingrato mundo de las propuestas comerciales

¿Quién no ha llorado alguna vez por el ingratísimo mundo de las propuestas comerciales? La labor comercial es como una oposición: no gana quien aprueba; solo quien saca sobresaliente y queda el primero. Quien siembra, recoge; pero a veces te sientes como un ratón corriendo por una rueda…

Aun así, la labor comercial también merece la pena. Se aprenden muchas cosas y se viven anécdotas curiosas, como estas siete que aquí comparto…

Un trozo de la ética de lo que compras sí está en tu bolsillo

El domingo en Salvados, Jordi Évole hizo un valiente ejercicio de periodismo sobre cómo se fabrica la ropa que llevamos personas de todo el mundo. Mostró cómo marcas como Mango, Zara, El Corte Inglés o Primark globalizan su producción con cierto desprecio por quienes trabajan para ellas en países de Asia. Del programa aprendimos muchas cosas (lo tienes enlazado en el post y merece la pena verlo). Los consumidores podemos y debemos aspirar a una sociedad limpia de trileros que juegan con nuestras vidas y nuestro dinero a enriquecer sus miserables cuentas. Y las empresas deben ocuparse de verdad de ser responsables. Si gestionas la comunicación o la RSC de una marca, preocúpate de que tu marca haga lo que dices que hace. La ética dirá qué marcas mueren mañana.

Youtube acerca las donaciones a ONG a 1.000 millones de personas

Me encanta lo que ha lanzado Google en Youtube: las tarjetas de donación a ONG. El proyecto, que funciona de momento solo en Estados Unidos, es limpio, simple y bonito: si 1.000 millones de personas ven Youtube y cada día hay millones de visualizaciones de vídeos en esa web, ¿por qué no aprovechar esas historias para que los espectadores donen dinero fácilmente a una causa relacionada con lo que han visto?

#NoEn3Caines: ‘el caso La Noria’ de Colombia

La querella de Mediaset sobre mí amplificó el eco que ya había tenido el caso La Noria. Y tras ella, llegó un movimiento similar en Puerto Rico y otro en Colombia, que es el que analizamos aquí con ayuda de uno de sus creadores. La movilización cívica #NoEn3Caines ha llevado responsabilidad social a la televisión colombiana a raíz de una serie en la que se dibuja a los asesinos y narcotraficantes Castaño como héroes. La sociedad colombiana movió conciencias y convenció a las marcas de que debian apoyar al sentido común.