«Los constructores corruptos y los políticos presos quieren al PP en ayuntamientos y comunidades»

El Mundo ha regalado hoy una portada absurda al Gobierno, dejando de lado el periodismo y sumándose al ataque de besos al poder establecido, con la preciosa esperanza de que, una vez terminen las elecciones, el Gobierno tenga el detalle de devolverle al periódico el favor con un chorretón de publicidad institucional.