No me compres, ¡quiéreme!

Cada vez más marcas centran su publicidad en la emoción. Parece como si el terreno de juego no fuera ganarnos para que seamos clientes, sino conquistarnos para que les seamos fieles toda la vida…

No me compres, ¡quiéreme! Leer más »