Cuenta sin (algunas) comisiones

Cuando tienes una cuenta “sin comisiones” y tu banco te cobra 28 euros por una tarjeta de crédito, lo de menos es el dinero. Lo grave es que te demuestra que el banco faltó a su palabra. Y es ahí donde perdieron un cliente de años y de miles de euros en beneficios a costa de un fallo que destroza la credibilidad que tú le das a ese banco. ¿Cómo se puede arreglar? Devolver el dinero no sirve porque el cliente se queda con la desagradable sensación de que se la han intentado colar. Solo funciona devolverle el doble de lo cobrado. Es un gesto simbólico que tiene efecto balsámico: es así como percibes que a tu banco ‘le duele' haberse equivocado; y gracias a ello, el banco se esforzará en mejorar sus protocolos y su diseño de producto para convertir a sus clientes en fans.

Cuenta sin (algunas) comisiones